sábado, 20 de noviembre de 2010

Diez razones para no golpear a sus hij@s



“Es un tratamiento indignante y tiránico que sin duda sería considerado como un insulto si fuera infligido a los adultos....Además, el dolor y el temor impuesto a las víctima son tan humillantes que ellas constituyen un peligroso ataque al pudor. Este sentimiento de vergüenza mutila y deteriora el alma, haciéndolo huir y detestar la luz del día...”Quintiliano, 35-95 a.c.
“Pero lo que no van a creer cuando me escuchen hablar, es que algunas personas están alentadas a complacerse en la lujuria por los golpes de las varillas y que las palizas les hacen arder de una llama lúbrica....Un ejemplo singular del poder que tiene la violencia educativa de arraigar en nuestras costumbres comportamientos pervertidos"
Johann Heinrich Meibom, médico, 1629

El castigar, el golpear a las criaturas, a los hij@s, el maltrato físico y psicológico es cultura hoy en nuestra sociedad, está injusta e inhumana práctica se ha ido transmitiendo de generación en generación, pues la mayoría repite lo que recibió en la infancia de forma consciente o inconsciente y muchas veces la falta de conocimiento o escucha a lo que sus sentimientos le puedan decir al adulto, hace que no se atreva o pueda romper este ciclo de violencia.

Es muy común escuchar decir “le castigo por su bien”, “con una mano se le cariña con otra se le castiga”, “deja el látigo y verás como se malcría tu hij@”, “la letra con sangre entra”, etc. Lamentablemente para la mayoría de adultos, parece ser la única forma de poder educar y criar a sus hijos: en forma tiránica. Françoise Dolto decía que “la gente educa a sus hijos como los príncipes gobiernan a la gente”(A).

Es importante analizar también cuales son estos supuestos “malos comportamientos” -llamados así por los adultos y que varía en su concepción de una persona a otra- de l@s hijos que hacen enfurecer tanto a hombres como mujeres, quienes muchas veces también basan estos castigos corporales -y por ende psicológicos- en función a las doctrinas y filosofías de vida que tengan, pues su percepción de la realidad -que depende de ello-, hace que apliquen sus ideologías sin importar el sufrimiento y consecuencias físicas y psíquicas que conlleva el castigo para l@s hij@s.

No habría que olvidar que este maltrato es originado muchas veces también, por la activación de un mecanismo psicológico de defensa del ser humano (B) “El desplazamiento”, el cual hace que uno desahogue sus propias frustraciones sobre el más débil, un ejemplo de esto puede ser del esposo que ha sido maltratado en su trabajo por un superior, llega a casa y descarga su furia contra su mujer o sus hij@s.

No es una escena chocante y dura para la mayoría ver que un padre o madre golpea o trata mal a su hij@ en zonas públicas -queda a la imaginación el ver como será en privado- pero esto si sería un escándalo y todos acudirían en ayuda si se tratara de una mujer o de un hombre siendo maltratad@. El desprecio por lo que la criatura siente en la infancia es tan grande que las personas al maltrato animal llaman 'crueldad', al hecho de golpear a un adulto 'agresión', pero al hecho de golpear a una criatura tristemente se le llama 'educación', disciplina.

¿Porque esta diferencia en el trato?, ¿Porqué esta indiferencia o aceptación del maltrato a un ser humano?: pues simplemente como Françoise Dolto (B) afirmaba, a la criatura no se le ve como a una “persona” con iguales sentimientos y derechos como un adulto, hay una negación inconsciente de la sociedad entera a reconocerl@ como tal.

Adendum -cuatro años después de escrito el presente artículo- Los estudios sobre el cerebro humano se van haciendo más numerosos y visibles para la mayoría de adultos. La neurociencia y la biología van aportando datos para certificar lo que temíamos, el daño que produce a la criatura humana en su proceso base de formación producto del maltrato. Hoy se sabe que tan solo la SEPARACION de la criatura de su madre, produce niveles de cortisol muy elevados que pueden dañar el cerebro en formación, particularmente el hipocampo y la amigdala, queda a imaginar cuanto daño produce las torturas físicas, maltratos y golpes -físicos y psíquicos- por los adultos madres, padres, familiares, tutores, profesores, etc. Invito a leer los recientes artículos Funcionamiento del cerebro, memoria emocional, cortisol y estrés Neurobiología: Como la afección moldea el cerebro, Neurobiología: el entusiasmo es el abono del cerebro, Documental y estudio Los orígenes de la Violencia. Alienación de la afección. Las cualidades del ser humano.
Marisol Paredes



Diez razones para no golpear a sus hij@s

Por Jan Hunt

En 29 paises (1) alrededor del mundo, es ilegal para los padres, profesores o cualquier otra persona golpear a un/a niñ@ y 113 países prohíben el castigo corporal en las escuelas. Aun en toda norte américa, los castigos físicos por un padre o madre, aunque no sea severo, aun es visto por muchos como una disciplina necesaria y aprobado, o tristemente aun alentado.
En el curso de los últimos años, numerosos psiquiatras, investigadores en sociología y padres han pedido que se reflexione seriamente para prohibir los castigos corporales a l@s niñ@s. Según el Doctor Peter Newell, coordinador de la asociación EPOCH (2) (End Punishment of Children o Ponga Término a los Castigos de l@s niñ@s), la razón más importante para esta prohibición es que “todos los seres humanos tienen el derecho a que se le proteja su integridad física, y l@s niñ@s son también seres humanos” (3).
  1. Golpear a l@s niñ@s les enseña a golpear. Numerosos estudios ya están disponibles y apoyan la teoría según la cual se encuentra una correlación directa entre los castigos corporales en la infancia y un comportamiento agresivo o violento en tanto que adolescente o adulto. No hay un solo criminal peligroso quien no haya sido regularmente amenazado y golpeado mientras fué niñ@. La naturaleza ha previsto que l@s niñ@s aprendan actitudes y comportamientos por medio de la observación y de la imitación de las acciones de sus padres, para lo mejor o para lo peor. Por lo tanto es la responsabilidad del padre y la madre el ser un ejemplo de empatía y de sabiduría.
  2. En muchísimos casos en los que uno llama “mal comportamiento”, la criatura no hace mas que responder de la única manera que conoce, según su edad y su experiencia, para señalar que sus necesidades de base han sido descuidadas. Entre estas necesidades se encuentra: un sueño y una alimentación apropiadas, el tratamiento de alergias algunas veces escondidas, aire fresco, ejercicio y suficiente libertad para poder explorar el mundo alrededor de el/ella. En nuestra sociedad siempre tan presionada, pocos niñ@s reciben suficiente tiempo de atención de la parte de su padre y madre, quienes están frecuentemente distraídos por sus propios problemas y ocupaciones para tratar a sus hij@s con paciencia y empatia. Sin duda, es malo e injusto castigar a una criatura porque el/ella responde de una manera natural a la sensación de una necesidad importante que se le descuida. Por esta razón, el castigo no solamente es ineficaz a largo plazo, sino que es también claramente injusto.
  3. El castigo impide a la criatura aprender a resolver un conflicto de una manera efectiva y humana. Como el educador John Holt escribió: “Cuando asustamos a un/a niñ@, le impedimos rotundamente de aprender”. Un/a niñ@ golpead@ está concentrad@ sobre su sentimiento de cólera y sus fantasmas de revancha. Así, está privad@ de la oportunidad de aprender métodos más eficaces para resolver el problema, al cual está enfrentad@. Así, una criatura golpeada aprende muy poco de la manera como debe reaccionar frente a situaciones similares en el futuro, o como evitar estas situaciones.
  4. La frase “Evita la vara y echaras a perder a tu hijo”, viene de Samuel Butler's “Hudibras” un poema satírico del siglo XVII. El poema como esta novela The Way of All Flesh, fué escrita para exponer y denunciar la violencia contra l@s niñ@s. Irónicamente ahora es usado para justificar el castigo corporal y otras acciones punitivas contra l@s niñ@s.
  5. Los castigos interfieren con el fuerte lazo entre padres, madres e hij@s, porque no está en la naturaleza humana de sentir pleno amor hacia alguien que nos hace daño. El verdadero espíritu de cooperación, al cual cada madre y padre aspira, solo se puede desarrollar mediante un lazo muy fuerte, basado sobre los sentimientos mutuos de amor y de respeto. El castigo, aun cuando parece funcionar, solo puede producir un buen comportamiento en apariencia, porque está basado en el temor, y esto sucede únicamente hasta cuando la criatura no tiene suficiente edad para resistir. Por el contrario la cooperación basado en el respeto durará permanentemente trayendo numerosos años de felicidad mutua a medida que los padres y l@s hij@s pasen sus años juntos.
  6. Numerosos padres y madres jamás aprendieron, en el curso de su propia infancia, que existen maneras positivas de anudar una relación con l@s niñ@s. Cuando el castigo no permite obtener los objetivos perseguidos y si los padres y madres no conocen métodos alternativos, hay un riesgo hacia el crecimiento de castigos cada vez más frecuentes y acciones peligrosas contra las criaturas.
  7. La cólera y la frustración, cuando no pueden ser expresadas sin riesgo para la criatura quedan almacenadas dentro; los adolescentes coléricos no caen del cielo. La ira que se ha ido acumulado durante muchos años puede causar un shock a los padres cuy@s hij@s se sienten ya lo suficientemente fuertes para expresar su rabia. El castigo puede permitir obtener un “buen comportamiento” los primeros años, pero esto siempre sera a un gran precio el cual será pagado por los padres y por la sociedad entera, cuando la criatura alcance la adolescencia y luego la edad adulta.
  8. Los golpes sobre las nalgas, una zona erógena en la niñez, puede crear en la mente de la criatura una asociación entre el dolor y el placer sexual y crearle dificultades en la edad adulta. Los anuncios “busca ser golpeado en las nalgas” en periódicos prueban las tristes consecuencias de esta confusión entre el dolor y el placer. Si una criatura recibe poca atención y cuidado de la parte de sus padres, salvo cuando es golpeada, corre el riesgo de mezclar en su mente los conceptos de dolor y placer. Una criatura en esta situación tendrá poca confianza en si misma y creerá que no merece algo mejor. Para saber más sobre este tema, puede leer “Los peligros sexuales del castigo en las nalgas"(C).
    Aún las zurras relativamente moderadas pueden ser físicamente peligrosas. Los golpes infligidos sobre la extremidad de la columna vertebral envían ondas de choque a lo largo de la columna, y pueden dañar a la criatura. La preponderancia de los dolores lumbares en l@s adult@s de nuestra sociedad podría bien encontrar sus orígenes en los castigos de la niñez. Alguno@s niñ@s han quedado paralizados por los daños ocasionados en los nervios debido a los castigos y aun algunos han muerto después de golpes moderados, debido a complicaciones médicas que no han sido diagnosticadas
  9. El castigo corporal transmite a la vez el mensaje peligroso e injusto de la “fuerza de la ley” y el que es aceptable golpear a cualquiera, mientras que el otr@ sea más pequeñ@ y más débil que un@. La criatura concluye entonces que es posible maltratar a lo@ otr@s niñ@s más jóvenes o más pequeñ@s. Cuando llegará a ser adult@, resentirá poca compasión por aquell@s que tendrán menos oportunidad que el o ella y temerá a aquell@s que son mas poderos@s o fuertes. Por lo tanto esto le dificultará la creación de relaciones signiticativas que son esenciales a una vida plena en términos de emociones.
  10. Porque l@s niñ@s aprenden a través de los modelos que representan sus padres, el castigo corporal transmite el mensaje que golpear es una manera apropiada de expresar sus sentimientos y resolver los problemas. Si una criatura no tiene la ocasión de observar a sus padres resolver los problemas de una manera creativa y sensible, le puede ser difícil aprender a hacerlo por el/ella mism@. Por esta razón, el/ella reproducirá de forma frecuente este tipo de parentalidad incompetente sobre la generación siguiente.
    Una educación dulce, sostenida por un fuerte fundamento de amor y de respeto es la única verdadera manera de obtener un comportamiento recomendado, basado sobre fuertes valores personales, a cambio de un “buen” comportamiento superficial, basado únicamente sobre el temor.


(1) Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Austria, Chipre, Croacia, Letonia, Israel, Alemania, Bulgaria, Islandia, Romania, Ucrania, Hungria, Grecia, Paises Bajos, Nueva Zelandia, Portugal, Uruguay, Venezuela, España, República de Moldavia, Costa Rica, Luxemburgo, Liechtenstein, Tunez, Polonia y Kenia (Fuente: http://www.endcorporalpunishment.org/pages/progress/prohib_states.html)
(2)EPOCH Worldwide, 77 Holloway Road, London N78JZ UK
(3) Comunicación personal
Nota: Una versión precedente de este artículo a sido publicado en el Anexo del libro Abattre le mur du silence de Alice Miller (Paris:Aubier Montaigne, 1992)
Artículo original en inglés:
Versión francesa en:

Referencias


Traducido del francés e inglés al español por la autora de este blog
Notas del blog:
(A) “La cause des enfants” de Françoise Dolto,
(B) En un artículo anterior detallamos cuales son Nuestros mecanismos psicológicos de defensa,

(C) Version inglesa y francesa:

The sexual dangers of spanking children

Les dangers sexuels de la fessée

__________________________________________________

Artículos Relacionados:

Consecuencias de la separación Madre-Bebe

Eduquemos sin Violencia

___________________________________________________

Enlaces Relacionados:

Fabricante de productos para niñ@ se rectifica por presión de la red

Pegar a un niño no es un recurso educativo

Excusas para pegar a mi hijo

9 comentarios:

Claudia L. dijo...

Deberia ser publicoados por los gobiernos y ser ley en el mundo... Poder denunciar este tipo de practicas... con solo eso esos niños un día serán adultos, menos agresivos y con más amor para entregar...

Marisol dijo...

Si Claudia, sería realmente un gran avance si en "todos" los lugares del planeta se prohibiera el maltrato a las criaturas. No se si estamos avanzando o retrocediendo pues la modernidad nos está imponiendo muy rápidamente la crianza robotizada.Gracias por la visita

Ishamommy dijo...

Deberían repartir esto a toda persona que desee ser padre, que debieran firmarlo antes de concebir.
Maravilloso!
Gracias :)

Marisol dijo...

Gracias a ti Ishamommy por tu comentario y visita!

Ramón Soler dijo...

Estupendo, Marisol !!
Buenísima la foto primera y las dos citas del principio. Y gracias por las referencias a Françoise Dolto, nunca está de más recordarlas.

Ese decálogo debería ser enseñado en todos sitios y repetido las veces que hiciera falta hasta que nos entrara en la cabeza.

Saludos

Marisol dijo...

Gracias Ramón, si este decálogo deberíamos saberlo todos, padres y n padres para ayudar a romper el ciclo de violencia, el maltrato contra las criaturas jamás tendrá justificación. Repetimos los patrones de conducta con los cuales crecimos o de nuestro entorno, todos hemos sido maltratados en mayor o menor medida, reconocerlo no es fácil.

Anónimo dijo...

hola marisol, lo acabo de leer y estoy destrozada por dentro. soy hija de una madre violenta que ella tamb lo tuvo en su infancia, pero no fue capaz de romper es edolor y solo le fue mas facil seguir lo que para ella era normal. tengo dolor por que aun no puedo perdonarla el daño que me causo su pasado, su furia la dejaba con violencia en mis hnos y en mi, nunca nos pidio perdon y si lo hizo la verdad le duro poco. tengo una hija de 8 meses recine cumplidos y la verdad es que menos la entiendo, odio el dolor y eso mismo me hace ser fuerte y cambiar y que mi hija sea un nuña amada protegida y cuidada por sus padres. voy a ir a terapia, por que tengo mucha inseguridad interior, es una lucha constante. solo por que mi pasado esta muy presente. aliento a dejar estos metodos de educar. no sirven, solo hace daño y mucho. :(

Anónimo dijo...

Quería darle las gracias por este bonito aprender ! Yo positivamente disfrutando cada pedacito pequeño de lo que te has marcado para ver cosas nuevas que publica

Silvia Durá dijo...

¡Gracias, Marisol! Lo comparto.